¿Dolor, rigidez, deformación ósea, mayor dificultad para realizar las tareas diarias?

Un estilo de vida saludable permite el mantenimiento del peso corporal, no sobrecargando la estructura osteoarticular. Una alimentación equilibrada es fundamental para el mantenimiento celular y la liberación de toxinas. ¿Sabía que los alimentos son antiinflamatorios y analgésicos naturales?

La Avena es un alimento excelente para consumirse en el desayuno ya que es rico en antioxidantes y sustancias antiinflamatorias. Se puede añadir un poco de linaza a la papilla de avena, ya que potenciara más este efecto. Las especias así como las hierbas aromáticas,  como la cúrcuma y la albahaca también son poderosos antioxidantes,  y recuerda hacer del consumo  del aceite y de sus grasas algo optativo, pues pueden beneficiar por sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas.

Entre horas, opte por comer fruta, preferentemente cítricos, uvas, fresas o cerezas que son ricas en quercitina, un potente antiinflamatorio.

A lo largo del día, el consumo de té es muy beneficioso, principalmente si se trata de té de jengibre, canela o té verde.

Fuente: Ana Jordão (Nutricionista)
Enero 2017,“Vital para la Salud”  1