La piel es nuestra barrera

A todas las personas les gusta tener una bonita piel. ¿Cómo podemos hacerlo? ¡Desintoxicando y nutriendo! Pero… ¿Cómo?

Teniendo una alimentación adecuada, ingiriendo agua alcalina y abundante, desintoxicando con fitoterápicos y homeopáticos, nutriendo con suplementos y muy importante promover un intestino saludable y un excelente sistema nervioso con las debidas horas de sueño respetadas.

En cuanto a la alimentación, se debe dar importancia a los alimentos frescos y ricos en vitaminas y minerales. Las frutas y las legumbres son aquí más importantes. El azúcar, los rellenos y los alimentos procesados (enlatados o envasados) deben ser evitados. Los zumos detox y los “smoothies” ya tan conocidos en la actualidad son también una opción.

Zumo natural de zanahoria y manzana biológicas con 6 gotas de limón es un excelente ejemplo. Además, este zumo aporta el valor de los betacarotenos de la zanahoria, por lo que se previenen las alergias al sol. Una piel saludable y utilizar los enemas intestinales. Enemas de café verde cocido en casa con medio litro de agua mineral calentada a treinta siete grados, pueden ser introducidos a nivel rectal una vez por semana, demostrando ser excelentes en la desintoxicación de la piel.

Otro factor responsable de las patologías de la piel es el exceso de acidez orgánica. El uso de agua con un ph por encima de 7 es muy importante. Muchas veces es más importante corregir que no dañar al organismo.

Aconsejo plantas desintoxicantes, drenantes de los princimales de los principales emultorios (órganos responsables de la desintoxicación orgánica) tales como Taraxacum officinalis (diente de león) y Arctium lapa (Bardana).

Complementos de omega 3 presentan buenos resultados en la corrección de la sequedad, psoriasis y atopia.
La probioticoterapia es fundamental en este tema. Estirpes, como Lactobacullus acidophilus, Lactobacillus rhamnosus y Bifidobacterium bifidum, regularizan los desequilibrios en la microbiota intestinal. Mejorando la eliminación de toxinas por el intestino la piel se regenera por la menor agresión de las mismas.

Fuente: Ana Tavares (Farmacéutica y Consultora en Homeopatía y Nutracéuticos,
Noviembre 2016, “Vital para la Salud” Nº 12